jueves, 28 de agosto de 2014

GP BÉLGICA – Cuestión de pegatinas


Daniel Ricciardo. @ RB
Llevamos semanas, incluso meses, anunciando lo que podía ocurrir en Mercedes si sus responsables no tomaban cartas en el asunto. Tienen el mejor coche con diferencia, dos de los mejores pilotos de la parrilla, y sin embargo, una vez más y van tres este año, la victoria se ha ido a manos de la sonrisa del paddock, Daniel Ricciardo.

En un deporte plagado de normas y de intereses, fue muy bien recibida la estrategia de Mercedes al inicio de esta temporada, dejar que sus muchachos peleasen a su antojo en la pista, sabedores de que su ventaja era tal, que nadie podría osar a arrebatarles el triunfo. Sin embargo, cuando llevamos disputadas doce carreras vemos que el joven pupilo de Christian Horner lleva tan solo una victoria menos que el líder del mundial. ¿Se le ha ido la mano entonces al triunvirato Wolff-Lowe-Lauda? Pues va a ser que sí.

A lo largo de la historia de la F1 ha habido numerosas normas internas en los equipos. Ordenes de los patrones de todo tipo. Pero si hay una que ha prevalecido estos 65 años de carreras es que los dos coches de una misma formación “no se pueden tocar bajo ningún concepto”, tal y como explicaba Wolff tras la carrera. Obviamente esto se lo podrían recordar a Webber y Vettel, o a Prost y al fallecido Senna. Lo cierto es que en ambos casos, uno de los pilotos tuvo que coger las de Villadiego.

Rosberg y Hamilton. @ MB
En Mercedes este año hay muchas cosas que no cuadran con el guion teórico que podíamos tener en la pretemporada. Resulta que el chico malo debería ser el inglés, y el bueno el alemán. Pues de momento todo parece indicar lo contrario. La estupidez de Rosberg atacando a su compañero en la segunda vuelta sin opciones a adelantar le ha costado caro al equipo. De tener un doblete claro han pasado a un abandono y a un segundo puesto en el podio que sabe a muy poco.

Hubiera pagado por estar en la reunión de los pilotos con los ingenieros tras la carrera en el motorhome de la estrella de plata. Realmente tuvo que ser una charla entretenida por lo que contó Hamilton en sus declaraciones. “Dijo que lo hizo a propósito, me dijo que podría haberlo evitado, incluso afirmó: lo hice para marcar territorio” explicó el inglés. Sin duda verle echar uno por las orejas mientras que Rosberg negaba la mayor tuvo que ser interesante.

Lauda y Lowe. @ MB
En el equipo todos han criticado la actuación del alemán, como no podía ser de otra forma. Si no había sobrepasado la mitad del coche de Hamilton, y encima estaba por el exterior, es él el que tiene que levantar el pie del acelerador, no su compañero. Wolff y Lauda han dejado las cosas claras tras la carrera, pero también han preferido cerrar el tema en privado cuando las mentes estén más frías, como ha matizado el alemán.

Ellos saben que como no enderecen el barco van a conseguir cargarse la estructura del equipo antes de terminar la temporada, y eso sería un poco triste cuando cuentan con una joya de monoplaza que está un mundo por encima de sus rivales.

Por otra parte no podemos olvidar que esto es fórmula 1. Rosberg sabe que en igualdad de condiciones debería de ser él el que deje paso a su compañero porque Hamilton está por encima en la pista, sobre todo este año que está mucho más centrado en lo que celebra. La ventaja con la que cuentan este año podría empequeñecerse la temporada que viene al permitir el reglamento que se cambie la mitad de los componentes del motor. Es posible que la ocasión que tiene este año de emular a su padre logrando el mundial no se presente de forma tan clara nunca más. Así que, ¿qué harían ustedes en si estuvieran en la piel del alemán? Pues probablemente lo mismo que él está haciendo. Aprovechar todos los subterfugios que le deje el reglamento, y sobre todo su equipo, para perseguir el ansiado trofeo de campeón del mundo.

Por cierto, muy curiosa la forma de actuar de la FIA de no tomar cartas en el asunto esgrimiendo que son cosas que debe arreglar el equipo. Si los colores de los dos coches fueran diferentes habrían sancionado a Rosberg, pero como eran el mismo equipo no lo hicieron. Desde luego esto sienta un precedente que no me parece muy lógico. El reglamente ha de ser igual para todos. ¿Qué hubiera pasado si lo de Bélgica tiene lugar en la última carrera y con este incidente se decide el título? Pues que se hubiera liado muy gorda y la FIA tendría que actuar de oficio. Sin duda, un desacierto el de los comisarios de Bélgica y el de dirección de carrera. Ni Charlie Whiting ni Emanuele Pirro, como cabeza visible de los comisarios, dieron en el clavo. Sin embargo, si sancionaron a Kevin Magnussen por impedir que Alonso lo adelantara en la pista cuando ambos luchaban por la séptima plaza, pero claro, los monoplazas y las pegatinas eran de diferente color… Un gran trabajo el de los chicos de la FIA.

Raikkonen en un pit stop. @ F
De Ferrari esta vez, mejor no hablamos. Lo de la salida fue de chiste, y eso que ahora parece que algo está mejorando porque Raikkonen terminó cuarto y casi se mete en el podio. Pero bueno, si se quieren reír un rato, echen un vistazo a las declaraciones de Esteban Gutiérrez tras la carrera en las que considera “inaceptables los problemas del motor Ferrari” de su Sauber. Como el mexicano llegue a ser piloto oficial no lo va a aguantar ni la madre que lo parió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario